No basta cerrar bien

Por André Ricard

Los envases de los productos que consumimos muchas veces no están pensados para el momento de abrirlos.

Hoy la mayoría de los productos están perfectamente protegidos por un embalaje hermético. Todo esta debidamente resguardado: sea con un simple celofán sellado, un cartonaje encolado o un sofisticado blister. Lo que con ello se pretende, es evitar que el contenido pueda ser manoseado, ensuciado o adulterado antes de su compra. Es para el fabricante el modo de asegurar que sus productos lleguen intactos a las manos del usuario y evitar así devoluciones por deterioro.

Leer artículo… 

Anuncios
Esta entrada se publicó el enero 28, 2008 en 6:01 pm y se archivó dentro de diseño, industrial, revista digital. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: